La pirámide de la alimentación saludable

Hoy celebramos desde la Fundación MAS las Jornadas de Alimentación Saludable, un encuentro con nutricionistas y médicos que nos ayudarán a saber cómo podemos llevar una dieta sana y equilibrada. Tendrá lugar en la sala Chicarreros de la Fundación Cajasol (19 h, Plaza San Francisco), la entrada es libre y además te regalamos un lote de productos saludables. Y mientras, para que vayas abriendo boca, te traemos la pirámide de la alimentación saludable con los alimentos que componen toda dieta sana. ¡Para que empieces a cuidarte desde ya!

  • Pan: 4 rebanadas diarias = 80 gramos. Es uno de los alimentos con más hidratos de carbono, y por tanto una gran fuente de energía! Puedes tomarlo en diferentes momentos del día, como el desayuno o el almuerzo: en forma de tostada con aceite de oliva y tomate, o como rebanadas para mojar las salsas! Para ir cambiando, puedes tomar para merendar galletas o cereales.
  • Pasta y arroz: entre 2 y 3 veces por semana.  Ideales para el desayuno y el almuerzo, porque su fibra te carga las pilas rápidamente! La clave está en integrar en tu dieta pastas y arroces integrales, ya que te ayudarán a hacer mejor la digestión y son menos calóricas. Si quieres añadirle un toque de diversión, aquí tienes una gran variedad de salsas.
  • Verduras, hortalizas y frutas: 5 raciones diarias. Tienen una gran cantidad de nutrientes muy buenos para tu cuerpo: vitaminas, minerales, fibra y agua. Cada día, tu dieta debe incluir dos o tres piezas de fruta (aprovecha los alimentos de temporada, como la sandía, los nísperos, el melón…), incluso las puedes mezclar en una ensalada o hacerte una macedonia con yogur! En cuanto a las verduras, puedes tomártelas hervidas, asadas al horno, fritas, en revuelto con huevo, con una brocheta o a la plancha!
  • Grasas, aceites y frutos secos: de forma ocasional. Este es el grupo de los caprichitos: de esos que tienes que tomar de forma más espaciada en el tiempo! Tienen también una función muy positiva en el organismo, ya que los ácidos grasos ayudan a reforzar la pared de nuestras células, y en el caso de los frutos secos aportan grasas saludables (y mucha energía!).  El aceite de oliva virgen lo puedes tomar a diario, pero en pequeñas cantidades.
  • Huevos, pescados, carnes y embutidos: entre 3 y 5 veces por semana. Este grupo de alimentos te aporta, sobre todo, proteínas. Los huevos los puedes tomar en tortilla de patatas, revueltos, con verduras, hervido y en la ensalada, ¡como tú quieras! Además, los pescados y las carnes te dan hierro, muy bueno para los niños! Entre las carnes, las rojas (cerdo o ternera) se deben consumir menos que las blancas (pavo o pollo). En este último caso, con quitarle la piel ya le has quitado la grasa! Y entre los embutidos o chacinas, el jamón serrano y de york, como el pavo, son los más saludables.
  • Lácteos: 1/2 litro diario. El yogur, el queso, el requesón, los flanes… y cómo no, la leche! Todos tienen mucho calcio y proteínas, si quieres reducir las grasas hoy en día existen todo tipo de variedades con menos calorías (semidesnatados, desnatados, 0% grasas). Además, los puedes intercalar en desayunos (un bocadillo de queso), en los postres y meriendas (batidos, con fruta…).
  • Legumbres:  2 o 3 veces por semana. Aunque en verano parece que acompañan menos, ¡son muy saludables! Son una comida muy completa porque aportan todo tipos de nutrientes: hidratos de carbono, vitaminas, minerales, fibra y proteínas. Además, si los combinas con cereales o pan, como unas lentejas o habichuelas con arroz, se sumarán nuevas proteínas, como si estuvieras comiendo carne!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *